Otoño. Plum cake

Parece que, al igual que todos los años, se hace inevitable la llegada del otoño. Frío, viento y, por si fuera poco, lluvia. Sobre todo esa lluvia que no "avisa" y hace que llegue a la universidad con los pies empapados (la verdad, sólo a mí se me ocurre salir de casa sin paraguas y en bailarinas con este tiempo)
Pero dejando atrás mi mala suerte e intentar poner buena cara al mal tiempo, hoy nos centraremos en la elaboración de un "plum cake". Un bizcocho perfecto para disfrutar de una tarde de lluvia con una buena taza de chocolate caliente, sofá y manta.



En realidad, yo siempre le he llamado plum cake erróneamente ya que "plum" hace referencia a "ciruela" y el tipo de cake que yo preparo no lleva solamente ciruelas. Por tanto, debería de haberlo denominado algo así como "fruit cake" o "pastel de frutas".
Sea como fuese, esta receta tiene su origen en la antigua Roma, en donde a la masa le añadían piñones, pasas y granadas. No es hasta la Edad Media en donde se le empieza a llamar "fruit cake", elaborándose con miel, especias y frutas en conserva. Es de ahí de donde surge el considerarlo un bizcocho típico de la época de otoño ya que era una buena forma de conservar las frutas recogidas durante el verano.

Además, como curiosidad, en el siglo XVIII los fruit cake elaborados a base de nueces cosechadas durante el verano, se guardaban para luego consumirlos durante todo el año. No pasaba lo mismo con los fruit cake, hechos tan sólo a base de frutas, que quedaban reservados a bodas u otras ocasiones especiales como la Navidad (ya que la fruta era mucho más costosa).

Sin embargo, con el paso del tiempo, los nuevos ingredientes, aportaciones e innovaciones, hoy en día parece que se le podría denominar plum cake a casi todo. En mi caso, la receta que siempre sigo y la que mejor resultado ha tenido entre mis amigos, es la siguiente:

Ingredientes:
  • 250 gr de mantequilla 
  • 250 gr de azúcar 
  • 5 huevos 
  • 250 gr harina 
  • 1 cucharadita de levadura en polvo 
  • La corteza rallada de un limón 
  • Ron 
  • Frutas confitadas al gusto (yo suelo poner unos 100 gr.)

Preparación:

En primer lugar, precalentamos el horno a 160 ºC. Ablandamos un poco la mantequilla y, con la ayuda de una varilla, vamos incorporando el azúcar. Sin dejar de batir agregamos los huevos uno a uno y luego la harina tamizada. 
Seguidamente, añadimos la levadura, la ralladura de limón y las frutas (previamente maceradas en ron, bien escurridas y rebozadas en harina para que no se queden en el fondo del molde a la hora de cocinarlo). Horneamos durante 50 o 55 minutos.


No os preocupéis si al sacarlo del horno notáis que el interior está todavía un poco líquido. El hecho de llevar bastante mantequilla hace que ocurra esto pero, en cuanto enfríe un poco, notaréis como se empieza a poner en su punto.



Espero que os haya gustado y que, a pesar del mal tiempo, paséis una buena semana.


4 comentarios:

  1. Que pinta tiene! Le hechado un vistazo a tu blog y me ha gustado.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena explicación del plum, desconocía su origen. De los bizcochos tradicionales hay muchas recetas y esta se ve con resultados muy esponjosos así que la probare ya que es un bizcocho que siempre me sale un poco apretadillo.
    Gracias por pasarte por mi blog, me ha permitido conocerte y yo también me quedo por aquí.
    Un saludo

    ResponderEliminar

 

Translate

Foodie Tribe

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *