Mini Saint Honoré

Dicen que "nunca te acostarás sin saber una cosa más" y parece que están en lo cierto:
Hasta hace muy poco, el nombre "San Honorato de Amiens" no me decía nada pero, cuando me enteré de que se trataba del patrón de los panaderos, me puse a buscar más información sobre el tema.
Para mi sorpresa, San Honorato de Amiens (Saint Honoré) no sólo es el patrón de los panaderos, sino que, además, da nombre a la famosa tarta "Saint Honoré" ¡Una de mis tartas favoritas!



Este Obispo nació en Port-leGrand, en Pothieu. La historia cuenta que cuando fue proclamado obispo, su ama, que estaba cociendo pan en la casa, acogió la noticia con incredulidad. Así, le dijo que sólo lo creería si la requemada pala que utilizaba para hornear echase raíces y se convirtiese en un árbol. Fiel a su palabra, plantó en el patio de la casa la pala, convirtiéndose en una morera que pronto dio flores y frutos.
El culto a San Honorato desbordó los límites del obispado y se extendió por todo el país. De hecho, en 1202, el panadero Renold Theriens regaló en París unos terrenos para construir una capilla en honor al santo. Ésta se convirtió en una de las capillas más aclamadas del país y pronto se denominó "Rue Saint Honoré" a la calle en donde se situaba.
Curiosamente, en 1846, en una pastelería de la Rue Saint Honoré, el chef Fauvel tuvo la magnífica idea de combinar la suavidad de la crema, el crujiente del caramelo y el toque de los profiteroles, y crear así la famosa tarta Saint Honoré en honor a su patrono.


Cuando me propusieron en casa hacer una tarta Saint Honoré no daba crédito: ¿De verdad creéis que nos quedará bien algo tan complicado?
Pues sí. Y lo mejor de todo es que resulta ser una tarta súper divertida, con mucho juego en la cocina y para nada complicada. El truco está en seguir los pasos con mucha paciencia y ¡no quemarse con el caramelo!


La receta que hoy os propongo no es la original: Se trata de una versión casera y adaptada a nuestros gustos porque, como ya he dicho, es una tarta muy versátil y que admite cualquier modificación.

Ingredientes: (para dos mini tartas o una grande)

Pasta choux:
125 mililitros de leche
125 mililitros de agua
100 gramos de mantequilla
150 gramos de harina
4 huevos
1 huevo para pintar
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de azúcar

Crema pastelera
La receta aquí

Caramelo:
50 ml agua
200 gr de azúcar
1 chorrito de zumo de limón

Hojaldre:
1 Lámina de hojaldre



Elaboración:

Profiteroles:
En un cazo ponemos la leche, el agua, la mantequilla, la sal y el azúcar y lo llevamos a ebullición. Cuando empiece a hervir, retiramos el cazo del fuego e incorporamos la harina, mezclándola con una espátula hasta obtener una masa uniforme. Una vez mezclada, volvemos a poner el cazo al fuego (sin dejar de remover) durante un minuto aproximadamente para que así se seque la masa.
A continuación vertemos la masa en un cuenco y empezamos a añadir los huevos uno a uno removiendo hasta que se integren perfectamente.
Introducimos esta masa en una manga pastelera de 1 centímetro y boquilla lisa con la que haremos montoncitos de pasta choux en la bandeja del horno con papel sulfurizado, dejando una separación de unos tres centímetros entre ellos.
Batimos el huevo restante y pintamos los profiteroles. Finalmente, introducimos la bandeja en el horno precalentado a 200º C y dejamos cocer unos 20 minutos, hasta que estén dorados y crujientes.

Una vez listos, los ponemos en una rejilla a enfriar. Cuando estén fríos, hacemos un agujero en la base de cada uno de los profiteroles y los rellenamos de crema con una manga pastelera.



Base de hojaldre:
Sobre una bandeja de horno con papel sulfurizado ponemos un círculo de hojaldre. Lo pinchadamos con un tenedor para que no crezca durante la cocción y horneamos con el horno precalentando a 200 grados hasta que esté dorada.

Caramelo:
En un cazo disolvemos el azúcar en el agua y el chorrito de zumo de limón. Lo calentamos a fuego fuerte hasta que se dore.

Montaje:
Sobre la plancha de hojaldre, colocamos los profiteroles. Para ello, untamos tanto la base como los profiteroles con caramelo como si de pegamento se tratase (si vemos que el caramelo se pone muy duro, lo calentamos de nuevo).
Los espacios que nos quedan entre los profiteroles los rellenamos con crema pastelera. Y, finalmente, rociamos la tarta con el caramelo restante (¡no demasiado!)



Para los que no nos atrae el caramelo he "ideado" una versión mucho más... ¿golosa? Simplemente he cambiado el caramelo por chocolate que, al igual que el primero, al enfriar se endurece y sirve perfectamente como "pegamento"

Espero que guste!


37 comentarios:

  1. Pero que rico! Se me cae la babilla con solo mirarlo!

    Besos

    ResponderEliminar
  2. bellísima entrada, una linda presentación y un resultado maravilloso. Le he puesto un dispositivo especial a mi ordenador y sabes? me dice que tu tarta Saint Honoré esta de muerte!!!!!!
    Maravillosa. Gracias por compartir esta delicia.

    ResponderEliminar
  3. adoro massa choux e achei esse mini saint -honore divino.
    Bjs

    ResponderEliminar
  4. Una entrada preciosa, yo sabia que era el patron de los panaderos, mi padre panadero de toda la vida, siempre lo ha dicho, pero lo que no sabia era su historia, que mañana se la contare, la tarta te ha quedado espectacular, se ve bien hecha y rica de verdad. Mil besicos

    ResponderEliminar
  5. Que óptimo aspecto! Ficou lindo! Hummm...
    Beijinhos

    Sílvia Martins
    http://bocadinhosdeacucar.blogspot.pt/

    ResponderEliminar
  6. Que buena tiene que estar!! Yo creo que me quedo con la versión chocolateada, jijiji.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  7. Te ha quedado estupenda! Tiene una pinta increible! Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Ficou linda a tua versão do Saint Honoré! :)
    É daquelas coisas que olhamos e pensamos mesmo que será dificil de fazer.
    Fabulosa. Um beijinho.

    ResponderEliminar
  9. Pues esta versión casera tiene un aspecto estupendo Fany, se ve que en casa hay buenos mimbres para hacer cestos...digamos tartas.
    La historia es muy entretenida y la has contado muy bien, es cierto..."nunca te acostaras sin saber una cosa más"
    Un bico bonita y buen finde, disfruta de las vacaciones!

    ResponderEliminar
  10. Me vuelve loca!!!!!!!!!!!!!!!
    Además en mini que cosa tan bonita, que maravilla.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  11. Pues yo me quedo con las de chocolate, que no soy muy fan del caramelo pegado en los dientes... :-)
    Te quedó genial, me encanta!
    Un besito,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  12. Qué bien te ha quedado! Me ha gustado tu entrada ya que no tenía ni idea del origen y es algo que me gusta saber. A mi el caramelo me encanta, pero el chocolate como pegamento también lo veo muy bien ehh jajaja

    besazos

    ResponderEliminar
  13. Estupenda,la entrada y la historia, con lo que me gusta saber el origen de las recetas. Te ha quedado muy rica, y en las dos versiones, no sabría decidirme porque me parecen exquisitas las dos.
    Besotes gordos, mi niña, buen domingo.

    ResponderEliminar
  14. Preciosa, una buena idea para celebraciones, así en mini como que me atrevería más a hacerla.

    ResponderEliminar
  15. Que pintaza!!! Solo de verlo ya vienen ganas de comérselo entero. Te ha quedado genial!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Vaya presentación, se ve deliciosa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hola Fani,

    Como buena bloguera la curiosidad me puede y tiempo me ha faltado para venir a conocerte. Me encanta tu blog y que sepas que esta ha sido siempre mi tarta favorita la cual hace siglos que no como porque por Austria no se ve ni en pintura. Habrá que hacer algo para remediarlo,

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Super postre, no podia tener mejor aspecto¡¡ Ñam,ñam¡¡ Mil besiños y animo con esta semana de calor¡

    ResponderEliminar
  19. Hey! Qué tarta tan curiosa! No recuerdo haberla visto antes y si que parece muy trabajosa pero si esta rica, merece la pena!!.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  20. Que tarta mas rica me gusta mucho con ese caramelo crujiente. Nunca la he preparado tendré que hacerme el animo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. GUAUHH!!!!!!

    Fani la foto de los profiteroles habla por sí misma, ¡IMPECABLES!

    Y la primera imagen de todas como carta de presentación es de escándalo. TE PONGO UN 10.

    Bonitos recuerdos me han venido a la cabeza de los dos años que viví en París. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Que delícia as Carolinas com creme!
    Beijos!

    ResponderEliminar
  23. Hola guapi, aquí me tienes ya!! Gracias por tu visita a mi blog!! Acaba de venir de "la Batalla de las Tartas" y vi esta receta publicada. Que quieres que te diga.... impresionante de bueno que veo este pastel!!
    Un besote

    ResponderEliminar
  24. Tambien es una de mis tartas favoritas! Te han quedado sensacionales!

    ResponderEliminar
  25. Ay qué rica! pues yo le veo trabajo, la verdad, pero te ha quedado genial y debe estar mejor todavía!!!
    un saludo
    Angi

    ResponderEliminar
  26. una pinta estupenda, de sabor seguro que igual

    ResponderEliminar
  27. Madre mia! Te ha quedado súper bien, la verdad es que visto así tampoco es tan complicada ^_^ , a ver si me animo y la hago un día de estos.

    Saludos ♡

    ResponderEliminar
  28. Qué buena pinta tiene. En casa nos encantan los profiteroles y nunca me ha dado por hacer esta tarta, con lo rica que está. A ver si me animo con la tuya.

    Un beso

    ResponderEliminar
  29. Que presencia, menuda presentación¡¡¡ Solo con ver estas fotos ya entra unas ganas de comer...mil besiños

    ResponderEliminar
  30. Parece complicada pero muy buena, habrá que probarla pues!!
    Bss.
    Su.

    ResponderEliminar
  31. La verdad que hasta que leí este post tuyo, ese nombre tampoco me decía nada, pero me acabas de dejar babeando con las fotos y que ganas de darle un mordisco, tiene una pintaza deliciosa ^_^

    Un besiño ;)

    ResponderEliminar
  32. Una tarta deliciosa, hace tiempo que los choux me rondan la cabeza pero nunca me he atrevido con ellos. Besos

    ResponderEliminar
  33. Estoy ahora mismo con la boca abierta, qué buena pinta tiene esa tarta. Nunca lo he hecho porque me resulta súper laboriosa pero es cierto que si la haces por pasos y con orden no se tarda tanto y tiene un resultado súper vistoso! Besos

    ResponderEliminar
  34. Hola, Saludos:
    Buena pinta tiene la tarta, solo que te falto mencionar que la receta original lleva una crema Chiboust, hecha a base crema pastelera y merengue italiano,y que lleva el nombre del propietario de la pastelería donde trabajaba Fauvel. Buenisima tarta, que en su versión original no la recomiendo mucho para aquellos que no gustan de cosas muy dulces o a personas que no deben comer mucha azúcar, porque esta bendita es muyyyyy dulce. Saludos y suerte con los postres que tengas pensado hacer.
    P.D: Prueba a hacer la receta de Fraisier del gran Pierré Hermé, es cara pero no tiene pierde, saludos

    ResponderEliminar

 

@foodie_puntodenieve

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Translate