Pedacitos de chocolate; o de felicidad

Muchas veces nos empeñamos en buscar la felicidad en cosas imposibles...
y no nos damos cuenta de que en realidad son esos pequeños detalles los que dan encanto a nuestros días: el olor a hogar, una sonrisa en el metro, el sabor de una onza de chocolate, un abrazo inesperado...


Como ya os he comentado, el dutch y yo no nos llevamos muy bien. Sin embargo, ilusa de mi, creía que el tema dutch en el supermercado ya lo tenía controlado.
Pues no: y sobre todo si me da por hacer pan de centeno.

El otro día en la sección de harinas pensaba que me volvía loca con palabras como "tarwebloem", "pannenkoekmeel" o "roggemeel".
Mi cara de susto debía ser tal, que una señora se acercó a mí y me preguntó si necesitaba ayuda (eso lo entendí a la segunda, cuando me lo dijo en inglés).
La señora no sólo me indicó cuál era la harina de centeno que estaba buscando si no que me dio una masterclass sobre las diferentes harinas que había en el supermercado y hasta me ofreció papel para apuntarme las traduciones.
En ese momento me sentí feliz: feliz de encontrar a una persona capaz de dedicar unos minutos de su vida en hablar de harinas con una joven extranjera totalmente perdida con el idioma.


La receta de hoy no lleva harina de centeno ni esta relacionada con mi historia del supermercado. Pero en cierto modo, me recuerda a esos pequeños momentos mágicos que a veces pueden cambiar por completo tu día.
Pedacitos de felicidad pero, esta vez, en forma de chocolate! (he descubierto que en ingles tienen nombre: almond clusters! En español he preferido dejar volar mi imaginacion jeje)


Ingredientes:
  • 1 tableta de un buen chocolate (vuestro favorito! yo he puesto negro y con leche); o 1 taza de chips de chocolate (funden mejor!)
  • Almendras tostadas; ya sean laminadas o enteras. Como más os gusten y la cantidad que prefirais! 

Elaboración:

Fundimos el chocolate en el microondas o al baño maría. Si es en el microondas tened cuidado! Id poco a poco o se os quemará (por ejemplo, en periodos de 30 segundos y potencia baja o media)
Añadimos las almendras y removemos hasta tener una masa homogénea.
Sobre un papel de horno o de silicona ponemos pequeños montoncitos de nuestra mezcla y, si queremos, le podemos dar una forma circular (si no, en forma de roca también quedan genial!)
Los metemos en la nevera durante al menos 1 hora...y voilà! Listos para comer!!!!!

Nota: Si queréis también podéis añadir nueces, avellanas o cualquier otro ingrediente como por ejemplo naranja confitada! Otro truquillo es poner una escama de sal maldon en la parte superior de cada pedacito: el contraste es increíble!


Espero que os haya gustado! y recordad que la felicidad a veces esta mucho más cerca de lo que nos pensamos (en el chocolate quizás? jeje)

Besos!


11 comentarios:

  1. Para comer una tras otra, yo las llamaría "monedas deliciosas"
    Besos Fani,desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2015/03/como-hacer-papas-fritas.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta el nombre!!! No había pensado en las monedas, pero sí es cierto que recuerdan a ellas!
      Un beso! :)

      Eliminar
  2. ummmm para una chocolatera como yo un bocado de este pedacito de chocolate es una maravilla! que rico! bss

    ResponderEliminar
  3. Quando se esta num pais que não estendemos a lingua deve ser terrivel,ir ao supermercado e não saber o que temos na frente
    Achei esses pedaçinhos de chocolate uma delicia e tão simples de fazer
    Bj

    ResponderEliminar
  4. Yo quiero un pedacito de ésta felicidad.

    ResponderEliminar
  5. Cuanta razón en tus palabras, las cosas que mas feliz me pueden hacer ,están en un pequeño gesto...
    Esos pedacitos de chocolate son toda una delicia, y un motivo de felicidad, que ricos!!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Que receta tan sencilla y que deliciosa, desde luego son pedacitos de felicidad, besos

    ResponderEliminar
  7. me recuerdan a las rocas, que le encantan a mí yaya
    Así q que la próxima que la vea se las llevaré!!

    Un besaso enorme y me quedo como seguidora que me ha encantado tu blog!!

    ResponderEliminar
  8. Desde luego son un pedacito de felicidad. A veces nos olvidamos de lo poco que cuesta ser amable y cuanto se agradece. Me llevo unas cuantas.Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  9. Desde luego felicidad absoluta!!!! yo sería dichosa con unos poquitos de esos ....a diario....y sin engordar claro....jijiji.

    ResponderEliminar
  10. Tienes toda la razón del mundo, podemos encontrar la felicidad en las más simples y pequeñas cosas. Como estos pedacitos de chocolate. Vamos, en cuanto te los metas en la boca encuentras la felicidad seguro!! Bss

    ResponderEliminar

 

Translate

Foodie Tribe